ONCOLOGÍA - CÁNCER


Es difícil que al oír la palabra Cáncer sin que alguien se extrañe. Recuerdos y sensaciones vividas en primera persona, o de oídas. Una de cada tres personas sufrirá un cáncer a lo largo de su vida. A todos nos tocara vivirlo en primera persona, o vivirlo en alguien muy cercano a nosotros.
Cáncer no es igual a muerte, en absoluto.
Uno de cada dos animales de compañía perros y gatos padecen un cáncer a lo largo de su vida. La incidencia es mayor a medida que el tiempo va pasando, y a mas vida mas posibilidades.
Todo cáncer tiene su predisposición, sexo, edad, raza, tipo de vida etc. Lo bueno es conocer estas características, y poderlo diagnosticar de una forma precoz, para ello es necesario que el propietario del animal tenga conciencia de que puede ocurrir, y afrontarlo desde el principio.
No sirve para nada, retrasar la visita al veterinario, en cuanto notamos alguno de los síntomas principales que pueden hacernos sospechar de esta situación hay que acudir a la consulta. Nunca mejor dicho que el tiempo es oro, en estas enfermedades es posibilidad de vida.

Existen una serie de manifestaciones que pueden inducir a pensar que nuestra mascota esta desarrollando un proceso neoplásico.

1 - Aparición de una zona abultada en cualquier lugar de la superficie corporal. Sea del tamaño que sea y del color que sea.
Lo inmediato es acudir al veterinario, y proceder con el diagnostico de aproximación Citología. Diagnostico diferencial.
Un BULTO, puede ser desde un hematoma por un golpe, hasta un adenocarcinoma de mama, pasando por un linfoma, mastocitoma etc. Por lo tanto lo mejor es un diagnostico precoz.
No existe la percepción ni el me parece, la CITOLOGÍA es el único camino para aproximarnos al diagnostico tumoral o no.

2 - Perdida de apetito, el animal deja de comer e incluso deja de comer aquellas cosas de capricho que nunca rechaza, esta perdida de apetito puede ser muy progresiva, o de una aparición brusca.
A partir de 7-8-años en razas grandes y 9-10 años en razas medianas y pequeñas, hay que sospechar de la posibilidad de un tumor.
- Exploración exhaustiva del animal, Anamnesis, exploración palpación etc.
- Analítica completa para descartar enfermedades generales.
- Estudio ecográfico y radiológico de la cavidad abdominal y torácica.
Siempre hay que establecer diagnósticos diferenciales. Y barajar todas las posibilidades.
Podemos recurrir a diagnósticos mas exhaustivos, resonancia magnética, laparoscopia exploratoria, dichos diagnósticos unidos a una clínica unos análisis y una exploración exhaustiva del animal nos conducirán a un diagnostico seguramente exacto.

3 - Perdida de peso, el animal pierde peso, o bien porque ha dejado de comer o incluso animales que sin dejar de comer pierden peso de una forma rápida. Si el animal esta en una edad de riesgo y reúne características de riesgo, es importante acudir al veterinario, para que situé al paciente en la patología que tiene.

Estas tres son las principales manifestaciones que nos podemos dar cuenta, al vivir diariamente con nuestro perro, gato. La observación y el control mínimo que tenemos sobre nuestro animal, hace que de alguna manera valoremos lo cotidiano normal en lo diferente anormal.

Es importante el diagnostico precoz para poner solución o ayudar con el problema.

Generalmente en la mayoría de casos la solución pasa por extirpar el tumor quirúrgicamente. El cáncer hay que sacarlo, hay tipos de enfermedades, linfomas leucemias metástasis muy generalizadas etc. que requieren de otro tipo de tratamiento, en cada caso se recurrirá a lo que a juicio del equipo veterinario sea lo mas adecuado. La quimioterapia o los tratamientos inmunosupresores, siempre son tratamientos de más riesgo para el animal, y son evidentemente paliativos mas que curativos.

Cuando de una vez se ha puesto en marcha un procedimiento u otro para contrarrestar la enfermedad, pueden aparecer una serie de síntomas que deberemos comunicar al especialista. Son los llamados síntomas paraneoplásicos.

- Perdida de apetito
- Perdida de peso
- Vómitos
- Diarreas
, e incluso aparición de sangre en orina y heces
- Cambio de conducta, tristeza, debilidad, sueño excesivo, incluso agresividad, y manifestaciones de dolor.

En estos estadios la analítica sanguínea es fundamental para poder de alguna manera
saber cual es el estado del animal, y mediante alimentación y medicación poder corregir las desviaciones que se devengan.
Delante de una situación de enfermedad oncológica la rapidez y la toma de decisiones siempre es fundamental, ya que el tiempo siempre nos va en contra.

La enfermedad es una forma diferente de vivir. La somatización de la enfermedad es quizás uno de los problemas graves del Cáncer o de la enfermedad neoplásica. Nuestras mascotas no tienen esta sensación ni este conocimiento de su problema.
Mientras su calidad de vida sea correcta, no tenga dolor, tenga un grado de movilidad aceptable, y su interrelación con el propietario sea normal. El perro o gato es feliz porque sigue recibiendo lo más importante, el afecto y el cariño de su propietario, y de su entorno.
Lo que si es imprescindible, es la necesidad de que el entorno del animal sea responsable y consciente de la situación y conozca en profundidad la enfermedad, la higiene alimentaría, la medicación y lo establecido por el especialista, son factores determinantes en proporcionar calidad y longevidad al animal en su vida.
Si tomamos como media los 7 años de comparación entre la vida de un perro y de una persona, todo lo que ganemos al cáncer, lo hemos de traducir en esta misma proporción, y saber aprovechar este tiempo para disfrutar de nuestra mascota.
En la clínica el cáncer, las enfermedades neoplásicas siempre se han tratado desde la integridad del paciente y su entorno, la individualización de un tumor no conduce a ninguna solución. Un tumor no se puede desprender de una situación nueva que se ha creado en el entorno del animal desde su aparición, y el tratamiento ha de ser consensuado y aceptado por todos, que a su vez han de conocer la magnitud, el pronóstico, y las consecuencias que puedan derivarse del tratamiento.